Seleccionar página

Lo sabía. Sabía que pasaría….

¿A que dijiste que te ibas a poner a régimen el 7 de Enero después del roscón de  Reyes y aún no lo has hecho?

Bueno, que no cunda el desánimo, no pasa nada, chic@s mañana es…….,

LUNES, Día 1!!!

¿No es genial?

Es el día perfecto para hacer propósito de enmienda. No hay excusas. Ahora sí.

Hemos tenido tiempo de meditarlo, de remolonear y de fallar algunas veces más que otras, pero no importa.

Si has decidido que quieres empezar un plan para perder algo de peso….mañana es un día perfecto, para…. al menos llevar las cuentas de los días que lo mantienes. 😀

Yo creo que la mayoría de las personas gordas hemos hecho el intento alguna vez en nuestra vida de comer mejor y aumentar el ejercicio.

Seguro, pondría las manos en el fuego.

¿ Que ocurre  cuando nos ponemos a dieta ?

Lo que ocurre es que si no se atacan al mismo tiempo otros factores de tipo psicológico ( ansiedad, vacio interior, recompensa inmediata…), el poco tiempo para cocinar saludable, un entorno de apoyo, una motivación a largo plazo, etc, es muy fácil abandonar.

La cosa es así.

En esos momentos donde dan ganas de dejarlo todo y no seguir, caes en la tentación, y como tenemos tendencia a los extremismos, nos decimos cosas como esta:

  • Ya que me lo he saltado una vez, para que voy a continuar.
  • Yo no tengo fuerza de voluntad…
  • Es que no pierdo casi nada…
  • La semana que viene empiezo de nuevo, pero ya bien, bien…
  • Etc.

Posponiéndolo de nuevo, pensando lo peor de nosotros, sintiendonos mal, y no haciendo balance de todo lo bueno que hayamos hecho.

Excusas
  • Facebook
  • Google+
  • Twitter
  • Pinterest

Considerando que cualquier acción, hábito, o detalle que hayamos introducido en pos de nuestra salud es positivo.

No pasa nada si fallamos una vez, ni dos, ni tres….Si no te has muerto mientras llegabas a “tropecientos kilos”, que te pegues un atracón un día no te va a llevar al otro barrio.

En serio, respira suelta el aire, que si no no puedes meter la barriga. 😀

Lo más seguro es que te sientas pesado y con malestar físico, pero bastante tienes con eso, como para echarte tierra encima, fustigarte con la “maldita ocurrencia”, y  para colmo de todo abandonar….NOOOO.

¡Ni se te ocurra!

Vamos a ser buenos con nosotros, pero vamos a ser buenos de verdad, aceptando la equivocación y RETOMANDO al día siguiente.

Olvida cuanto antes el desliz, y continúa. No lo dejes y comienza otra vez.

Lo importante, pienso yo que no soy nutricionista, no es un cambio drástico de alimentación y privarte de lo que te gusta, eliminar los azúcares, pesarlo todo, contar las calorías….y hacerlo todo una prohibición y especie de penitencia.

Es que sólo con pensarlo se agota uno antes de empezar.

Intenta mentalizarte de disfrutar de los alimentos, su sabor y texturas,  pero todos.

Haz el intento de descubrirlos, inventa recetas saludables e hipocalóricas, e intenta mantenerte alejada de los que sabemos que no nos convienen.

Ya se sabe que ojos que no ven corazón que no siente, pero si tus niños, amigos, o quien sea se está comiendo un paquete de patatas fritas, pues cojete alguna y te la comes despacito, la masticas bien, la saboreas sin engullirla, sin remordimientos, toma consciencia de ella y piensa mientras tanto en los productos frescos y naturales. Tu mente es sabia y sabrá detectar que verdaderamente no merece la pena seguir y que ese bocado no es tan exquisito y beneficioso como para lograr rendirte.

Aún así termina con lo que te apetezca, pero conscientemente.

Saboréalo e intenta disfrutarlo, que luego hay que seguir con nuestro objetivo. Ok?

Lo más importante de todo es desearlo, y  mentalizarte que aunque sea difícil y recaigas tu vas a continuar… sin lugar a dudas vas a continuar las veces que sean necesarias.

Yo no soy una experta en dietas, porque como de todo, (francamente, tan solo me puse a régimen una vez, hace unos cuantos de años, cuando ni siquiera estaba tan gorda). Pero ahora he decidido que es momento de echar el freno.

Y ¿por qué ahora?…. Y ¿por qué no?

:D, es broma, pero a continuación, voy a contaros algunos de los motivos que a mi me inspiran al cambio:

1.- Porque a pesar de estar analíticamente saludable, salvo el hipotiroidismo, a nivel locomotor, acarrear todos los días un exceso de peso, que puede equivaler a varias garrafas de agua, creéme, es muuuuy cansino. Y si encima tu ritmo de vida no es sedentario, y necesitas o sueles estar en constante movimiento, llega a ser agotador.

Así que fuera lastre.

2.- Porque hay actividades deportivas, que me han gustado siempre y quisiera poner en marcha, pero mis rodillas se resentirían y lastimarían.

Así que fuera lastre.

3.- Porque tengo una hija muy coquetuela y delgadiña, que quisiera verme bien arregladita y con ropa monísima, y pese a que la industria textil está apostando poco a poco por ampliar el tallaje de las prendas bonitas, aún queda mucho por conquistar.

Así que fuera lastre.

4.- Porque no quiero que me tachen de hacer apología de la obesidad, y creedme, aunque me divida entre 2, no voy a dejar de ser curvy, teniendo en cuenta que parece ser que tener la talla 42- 44 es “¡OHHHH Tremendo culo, por dios!”

Así que fuera lastre.

5.- Porque pese a nuestros kilos,  los gordos no siempre estamos bien alimentados y nutridos, eso no es así. Creo que los gordos, en muchas ocasiones podemos tener carencias alimenticias serias y ni siquiera ser conscientes de ello.

Así que fuera lastre.

6.- Porque en mi juventud, yo era delgada, sí, y también más infeliz. Ahora soy gorda pero me siento mejor que nunca antes me había sentido. Quiero revertir el proceso, y ver como me siento cuando me vea más delgada. 

Así que fuera lastre.

7.- Y por último, porque si, porque me da la gana ahora. Tampoco hay que darle tantas vueltas jejeje.

¿Así que vamos a por ello a partir de mañana Lunes 1 de Febrero de 2016?

¿ Alguien se quiere unir a este propósito?

¿ Teneís algún motivo extra para adelgazar un poco, que yo no haya mencionado?….

Si alguna queréis empezar y no sabéis como, escribidme a modacurvyfatshion@gmail.com

y os envío una dieta llevada a cabo por una farmacia, con la que se pierde entre 1 kilo y kilo y medio a la semana.

Mi marido la llevó a cabo estrictamente, y perdió 35 kilos.

Algún vecino hubo que me preguntó con mucha discreción si el pobre había enfermado. Yo no perdí casi ninguno, porque con mi forma de pensar relajada, y comiendo lo que los niños no se terminan….ya se sabe.

Y claro tampoco faltaban los vecinas que me decían:

-Tu marido se está quedando muy delgadito…¿Que está haciendo?

-Una dieta, y un poco de ejercicio.

– ¿Y tu NOOOOOO?

– Nop, negativo.

– ¡Pues te lo van a quitar!

Ay, que sería de un vecindario donde no te preguntaran si tienes novio….luego que cuando te casas… luego que para cuando los niños, y el sempiterno:

– Niña y ¿tu estás trabajando ahora o no?

Bueno me despido.

Compartir no cuesta nada, a mi me ayuda mucho y seguramente conocéis a alguien a quien también le ayude.

Os lo agradezco un montón.

Comparte Please.

 

Pin It on Pinterest

Shares
Share This