Seleccionar página

Hola, me llamo Marysol Martyn.

Soy una mama bloguera, risueña y curvy, muuuuy curvy, que va a emprender una aventura con un objetivo muy claro y definido:

Voy a salir del ar…..mmmmm…..no, del armario no.

Pero… ¿de donde voy a salir yo?.

Yo no he estado escondida en ningún sitio.

Yo no fuí gorda toda la vida , (mi madre siempre me recuerda que hubo un tiempo en el que yo tenía cuello).

Siempre he tenido una personalidad  sociable y cercana, con un toquecillo diferente. Ese que te hace sentir que no estás en la misma onda que el resto. Pero vamos, sin problemas. Ni me sentí nunca mal, ni me hicieron de lado, y eso que anduve en muchos lugares y conocí a mucha gente.

Mi infancia transcurrió entre una mezcla de ropa heredable de varones, y una colección de ropas que yo diseñaba, y mi madre, artista autodidacta de los patrones y la costura daba vida. Mientras la vista le acompañó. Pero desgraciadamente nunca me entró el gusanillo de coser con ella, y no llegué a aprender, aunque nunca es tarde

Por esto que os estoy contando, supongo, llegué a prescindír de un vestido de comunión al uso, y hasta del vestido de boda. No encontraba lo que yo quería, siempre he sido ” muy delicada”.

Así que después de patearme mil tiendas y no encontrar “el mío”, me lo tuvieron que hacer a mi gusto, bueno…. a mi gusto, gusto no, porque de atípico que era, mi madre no lo veía nada claro y la modista menos, y me hicieron diseñar otro.

También muy bonito claro, 😀

Con el paso de los años, los kilos me sorprendieron, oye, y son la mar de fieles los puñeteros.

Mis gustos suelen ser diferentes o quizás un poco peculiares, y hacerte ropa a medida sale poco rentable.

Mi sensación durante años ha sido, como si el mundo de la moda te cubriera con un trapajo, y te olvidara. Si, si un trapajo de esos que cubren las casas deshabitadas de la tele. Trapajos que sobre las personas, adquieren forma de prendas destartaladas, amorfas, desfasadas, tristes….

Unos looks espantosos, que hacían ir de shopping una pena morena.

Y trapajo, tras trapajo, kilito tras kilito, acabas entrando en una rutina de dejadez y despreocupación que te atrapa.

Sabes que tienes un problema, cuando hay que asistir a eventos especiales y necesitas una vestimenta adecuada.

via GIPHY
Entonces, o te vuelves loca buscando tallas para tí en las tiendas acordes con tu edad y tu estilo, con resultados muy desoladores, o finalmente acababas haciéndotelo a medida. Lo cual no todo el mundo puede permitirse.

Nunca nadie hasta ahora se había preocupado de nosotr@s las curvybellas y los curvybellos.

Pero afortunadamente eso está cambiando. Poco a poco vamos a conseguir que se nos tenga en cuenta.

No elegimos ser gordos, curvys, obesos , y sin embargo la mayoría nos hemos sentido completamente ignorados durante muchos años.

Ya llevamos mucho tiempo como osos hibernando, ¿verdad?

 

¿Adivinas ya cual es la misión de modacurvyfatshion?

 ¡Exacto, salir de la cueva!

No te sientas más tiempo ignorado y triste.

Únete y entra al grupo de Facebook.

La unión hace la fuerza, y juntos haremos más ruido.

¡Yo me salgo de la cueva, pero ya! ¿Te vienes?

Venga, da un pasito adelante, te esperamos.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This